Cómo fomentar el hábito de lectura en nuestros hijos

Foto: RGC

La lectura es un hábito que puede proporcionar a nuestros hijos el desarrollo de su fantasía y la apertura para la adquisición de nuevos conocimientos.

No resulta fácil, en la época actual en el que la competencia de Internet y los medios de comunicación resultan más atractivos que un libro, inculcar el hábito de la lectura.

Sin embargo, los beneficios de este hábito son tantos y tan variados que, poniendo en práctica unos sencillos consejos a tiempo, podemos lograr que nuestros hijos se entusiasmen con la lectura.

Regalar libros a los niños y leerlos con ellos puede ser una fantástica forma de ir despertando el deseo de leer de nuestros hijos. Leamos cada noche con nuestros hijos algún libro, permitamos que los niños se familiaricen con las letras y los dibujos que aparecen en los cuentos que les ayudan a identificar el texto.

La lectura desarrolla el mundo afectivo y la autoestima de nuestros hijos, incrementa su imaginación y creatividad y proporciona un gratificante control de la frustración.

Los niños que leen son más tolerantes y comprensivos, aprenden más rápidamente que el resto porque la lectura estimula su curiosidad y fantasía, y son niños que no se aburren jamás porque encuentran en la lectura un magnífico pasatiempo.

El avance escolar es mucho mayor en niños con hábitos de lectura que aquellos niños que no los tienen y el vocabulario se desarrolla e incrementa de manera espectacular y desde edades muy tempranas.

Es muy importante que el niño vea a sus padres leer habitualmente para despertar en ellos el deseo de la lectura.

Juegos con letras y números desde los 3 a los 5 años pueden ser más que suficientes para que, con constancia y dedicación, un niño de 5 años y medio lea sin mayores problemas frases sencillas.

No dejemos pasar la oportunidad de enseñar a nuestros hijos el mundo de posibilidades que se abre a su alrededor con un hábito tan sencillo como la lectura.

6 consejos para crear un hábito de lectura

– Que los niños te vean con un libro en la mano: si ven que sus padres leen servirá para verlo como algo normal que hay que hacer a menudo, sentirán interés y tratarán los libros con respeto.

– La lectura debe ser algo divertido no una obligación: y cuanto antes comiencen con ella, mejor.

– Cuando el niño ya se sostenga sentado firme, se le puede ir ofreciendo libros que existen pensados ya para edades tempranas, con ellos además de disfrutar irán introduciéndose en el mundo de la lectura.

– A partir de los 3 años es recomendable ir leyéndoles libros infantiles, ciñéndose a la historia, pero buscando aquellos que les entretengan y deshechando los que no llamen su atención, ya que queremos divertirles e incentivar su interés.

Visitar una biblioteca en familia es una buena manera de que conozca el mundo de la lectura y de que vaya descubriendo los lugares donde más adelante tendrá que pasar parte de su tiempo.

Utilizar un libro como premio cuando realice alguna acción bien hecha: de ésta manera se acostumbrará a ellos y los verá como algo interesante.

Queremos destacar en este post el trabajo que está llevando acabo la Editorial Salvatella para enseñar urbanidad a los más pequeños con los libros de la colección “Nuestras obligaciones” . A través de grandes dibujos, acompañados de frases cortas escritas tanto en minúsculas como en mayúsculas y que además riman, podemos usarlos como lectura antes de acostarlos o para que practiquen en casa cuando están comenzando a leer.

Otros libros interesantes que os recomendamos, los encontramos en la colección “¿Quiéres conocerme?” donde se cuentan historias de niños con Síndrome de Down, Síndrome de Asperger, Dislexia, Daltonismo o Hiperactividad.

Gracias a la colaboración del profesorado del Colegio Santo Domingo – Villanueva de Castellón (Valencia)